La mediación de El perfume de Patrick Süskind en la biblioteca escolar <3

Imagen realizada por Fernanda Urrea ©
Todos los derechos reservados

¿Hablemos de una obra de arte? Es lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en la novela El perfume, cuyo subtítulo es Historia de un asesino. Nunca la leí porque, como muchos/as, había visto la película y grosso modo ya conocía el hilo argumental de la historia. Sin embargo, me tocó preparar una actividad en biblioteca sobre la novela- ya les contaré lo que trabajamos- y debí leer la obra.

Cuando lees El perfume de Süskind te aferras a las descripciones, a los paisajes y sentimientos que inundan el tormentoso corazón de Grenouille.

La historia de Jean-Baptiste es la de un hombre que nos obliga a preguntarnos- en la primera parte de la novela- si un asesino nace o se hace. Desde su nacimiento Grenouille está marcado por el más miserable destino de un ser humano: ser rechazado por la progenitora. Posteriormente, se comienzan a tejer una seguidilla de eventos cuyo motor principal es la deshumanización del sujeto: devolución de la nodriza, intentos de infanticidio por sus pares que–movilizados por el miedo y el desconcierto– no lo reconocen como un par, explotación como trabajador y el exilio de la vida urbana por siete años.

La novela se presenta en tres partes que no tienen título, sin embargo, el hilo conductor está dado por las etapas de la vida: génesis o nacimiento de un asesino (infancia y adolescencia); la noche oscura que dura 7 años y que culmina con el retorno a la sociedad en condiciones deplorables; la tercera parte está marcada por la consumación de un asesinato simbólico: la joven Laure Richis.

Süskind 156

[Opinión personal]

La tercera parte de la novela dilucidaría al verdadero asesino sin sentimientos y, por sobre todas las cosas, sin culpa alguna. Es interesante cómo se planifica la extracción de la vigésima quinta sustancia maestra que coronará el perfume de Grenouille. Entonces el/la lector/a se enfrenta con un clímax repleto de violencia de género, con fragmentos que nos erizan la piel de pavor, como este ejemplo de una de sus víctimas:

En mayo del mismo año se encontró en un campo de rosas, a medio camino entre Grasse y el pueblo de Opio, situado al norte de la ciudad, el cuerpo desnudo de una muchacha de quince años. Había sido golpeada en la nuca con un garrote. Süskind 195

Ese fue el modo en el cual operó hasta la vigésima cuarta mujer. Posteriormente, comenzaría el plan para atrapar a Laure quien era el más exquisito perfume que jamás había conocido el asesino. Hagamos un paréntesis para reflexionar sobre la violencia de género en esta novela de acuerdo al contexto actual latinoamericano (o mundial). Me resulta significativo que un/a docente o mediador/a de la lectura consideren que además de la comprensión lectora DEBEMOS potenciar el análisis crítico de la obra. Es por lo anterior, que insto e invito a repensar La historia de un asesino desde el enfoque de género. La dinámica puede surgir desde un grupo de conversación donde se lleve a la reflexión en torno a citas y discursos que están muy presentes en la novela, por ejemplo, ¿Por qué solo el perfume femenino obsesiona a Grenouille? ¿Cómo es la representación de la mujer en la obra? ¿Qué piensas de este fragmento?:

El ruido del golpe fue seco y crujiente. Lo detestaba. Lo detestaba solo porque era un ruido en una operación por lo demás silenciosa. Solo podía soportar este odioso ruido con los dientes apretados y cuando se hubo extinguido continuó un rato inmóvil y rígido, con la mano aferrada a la maza, como si temiera que el ruido pudiese volver de alguna parte convertido en potente eco. Pero no volvió y el silencio reinó de nuevo en el dormitorio, un silencio incluso intensificado, porque ahora no se olía el aliento de la muchacha. Süskind 216

Un segundo enfoque para mediar la lectura de El perfume viene desde un trabajo más emocional con el lector y su historia personal. La mediación se hizo con estudiantes de segundo medio y activé el tema central de la novela desde algunas citas alusivas a los olores y esencias olfativas que hay en la obra y también que encontré en internet. Acá les dejo algunos ejemplos de la primera etapa (activación de conocimientos previos):

Comentamos las citas, analizamos un pasaje de la obra y luego trabajamos la biblioactividad, es decir, primero trabajamos el eje lectura y después el eje escritura. A continuación les comparto la actividad:

Actividad realizada por Fernanda Urrea Toledo ©

Finalizamos compartiendo los recuerdos voluntariamente, de los cuales recuerdos fragmentos muy significativos. Es muy importante conectar con la lectura desde actividades desde los objetivos de aprendizaje, pero también es muy significativo dejar huellas en la trayectoria de los/as lectores/as ¿Recuerdas algún(a) profesor/a que te haya transmitido el amor por la lectura? ¿Cómo lo hizo? Cuéntame en los comentarios, un abrazote.

Anuncios

Reseña Marzo: Quiltras de Arelis Uribe + Concurso

¡Hola! ¿Cómo están? Hoy compartiré con ustedes una reseña nostálgica para los que este 2018 cumplimos tres décadas. Hoy lo pensaba mientras me equivocaba al anotar la fecha de devolución de un libro, pues escribía 1988 y no 2018. Bueno, cosas que podría pasar por alto, sin embargo, el destino juega con nosotros como la ruleta con la bolita ¿cierto? A propósito de la nostalgia, vamos a hablar de Quiltras de Arelis Uribe (editorial Los Libros de la Mujer Rota) publicado en el 2017 después de ganar los Premios Literarios en la categoría Mejores Obras Literarias, Cuento Publicado en el 2017. Además, les cuento que este año los Premios Literarios cumplen 25 años así que de paso les invito a participar en las categorías disponibles en su web.

El libro está compuesto por siete cuentos y es el último relato breve el que da el título a la entrega. El formato del libro me encanta porque es práctico y pequeño; Al ser del tamaño de una palma de mano pequeña es ideal para llevar en una chaqueta o cartera y entretener los “cómodos” viajes en el transporte público chileno. La portada ya nos dice mucho: el boleto antiguo escolar que pagamos a ochenta pesos y llegamos a los ciento veinte. Personalmente, creo que la elección de esta imagen es una excelente decisión editorial, puesto que apunta al imaginario de una década (o más) previas al actual sistema de transporte público.

Disfruté mucho, demasiado, de la lectura. Las narradoras de los diversos cuentos nos muestran un mundo en el que viven, un mundo de verdad, un mundo que habitamos la inmensa mayoría de las chilenas y chilenos. Olvídense de las locaciones de los canales nacionales del barrio alto donde no existe la pobreza y las casas son separadas con piscinas en el patio. Me encantó cómo los cuentos construyen una geografía real de la ciudad de Santiago (y otras ciudades de Chile). A través de cuentos como “Bienvenidos a San Bernardo”, “Italia”, “Bestias”, por mencionar algunos relatos, es posible visibilizar la injusta repartición de la riqueza y la perpetua segregación social en que vivimos.

Entramos a un dormitorio grande, tan grande que mi departamento cabía completo. Su cama era de dos plazas y eso también me sorprendió, porque en mi mundo las camas grandes eran para los matrimonios, para los papás; las camas de hijos eran de una plaza o eran camarotes para compartir y pelear con el hermano chico (36).

 

Terminamos de comer y la Nana Carmen recogió la mesa y la Italia me invitó un recorrido por la casa. Las murallas eran blancas y los ventanales enormes, enmarcados en bordes de madera limpia y barnizada (37)

 

Tenía miedo de que llegara el momento de invitarla a mi casa. No me veía llevándola hasta Quilicura en micro, presentándole a mi mamá, cada día más rubia y más gorda; a mi papá hablando con la boca llena frente a la tele; una versión grisácea y desganada de mí misma, sentada en ese living minúsculo con piso de flexit (39)

Estos son algunos ejemplos que, me parece, le dan fuerza al discurso que se articula a lo largo de algunos relatos de Quiltras: una postura crítica sobre cómo está articulada la actual sociedad chilena. En estos textos también hay locaciones comunes que me encantan: Valdivia, el Persa Biobío, el Eurocentro, San Bernardo, por mencionar algunos lugares.

“Rockerito83@yahoo.es” debe ser uno de mis cuentos favoritos ¿Quién no tuvo un ciber amor? ¿Quién no bajó música por Napter? ¿Quién no dio su número de ICQ? ¿Quién no perdió horas en los servidores de IRC? es imposible que una generación entera no se estremezca con Quiltras y acá les dejo la invitación para que lean los relatos que escribe Arelis Uribe con gran talento y una aguda pluma.

 

Con cariño,

F.

 

#PremiosLiterarios25años 

 

Para ganar un ejemplar de Quiltras comenta en este post una anécdota del colegio, la universidad o tus juntas de amigos (as) que evoquen la nostalgia 🙂 El plazo para participar empieza hoy y termina el viernes 4 de mayo. Concurso válido solo para Chile. Si compartes esta publicación en las redes sociales con el HT  #PremiosLiterarios25años y #PaislectorCL tendrás más posibilidades de ganar 😀

Feliz Día del Libro 2018 + Actividades gratuitas

¡Hola! ¿Cómo están? ¡Feliz Día del Libro! Hoy es un día importante para quienes amamos la lectura y los libros ¿no creen? Bueno, precisamente por eso tengo dos invitaciones a talleres gratuitos que realizará la Fundación Nicomedes Guzmán  en la Biblioteca Nicomedes Guzmán ubicada en la comuna de Santiago.

El primer taller se titula “Escritor y compromiso en América Latina”, dictado por el profesor Edder Pino Ponce, que se realizará en cuatro sesiones semanales.

El taller de lectura y escritura creativa «Escritor y compromiso en América Latina» busca tanto ser un espacio de reflexión colectiva en torno a algunos conceptos e hitos fundantes del oficio del escritor en el continente como propiciar el desarrollo de técnicas de escritura en los talleristas.

Las sesiones contemplan una breve discusión situada histórica y políticamente respecto de las obras abordadas para luego continuar con ejercicios de escritura que se desprendan de dicha literatura, y finalmente, se construirá colectivamente una décima relativa a los temas abordados.

¿Cuándo?
Días jueves desde las 18.30 a 20h.

6 sesiones:
—26 de abril
—3 de mayo
—10 de mayo
—17 de mayo
—24 de mayo
—31 de mayo

¿Dónde?
«Biblioteca Municipal Nicomedes Guzmán»
Huérfanos №1805
Esq. Almirante Barroso, metro Santa Ana (línea 2)

INSCRIPCIONES en
https://goo.gl/forms/TAACVpua4Eu6MiiQ2

31046338_1199262220177336_5334780338484078709_n

El siguiente taller es una experiencia joya ¡Tienen que asistir! y se llama Aprendiendo las técnicas de Nicomedes Guzmán. Encuadernación barrial «Croquis del Corazón» de 1934. Es un taller muy completo, desde muchos puntos de vista, que se ha desarrollado en colegios, bibliotecas y hasta en La Casa de la Literatura Peruana  <3.

La experiencia del taller mezcla el hacer con el contar, es decir, desde el oficio de hacer y encuadernar un libro el alumno (a) (e) aprende quién es Nicomedes Guzmán, su oficio como escritor y encuadernador y el hermoso proyecto llamado Croquis del Corazón.

¿Cuándo?
Días miércoles desde las 18.30 a 20h.

4 sesiones:
—25 de abril
—2 de mayo
—9 de mayo
—16 de mayo

¿Dónde?
«Biblioteca Municipal Nicomedes Guzmán»
Huérfanos №1805
Esq. Almirante Barroso, metro Santa Ana (línea 2)

»Requisitos
Mayor de 15 años.
(Todos los materiales incluidos)

INSCRIPCIONES en
https://goo.gl/forms/ftOivv6uWhNQ4FZy2

31037159_1199274246842800_8236507647233051661_n

 

con cariño,

F.

 

Nicanor Parra emprende el viaje con destino al antipaís

Nicanor Parra
Nicanor Parra, hacia 1935 . Disponible en Memoria Chilena, Biblioteca Nacional de Chile http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-71441.html . Accedido en 23/1/2018.

 

Nicanor Parra aparece en la literatura chilena como un momento de cambio y quiebre en la poesía nacional. Pertenece a la generación de 1938 que, en palabras del mismo autor, se puede caracterizar así: “Políticamente éramos en general apolíticos, más exactamente izquierdistas no militantes; en materia religiosa no éramos católicos: la teología nos tenía sin cuidado, aunque no tanto” (Gottlieb 11).

La poesía de Parra inicia un cambio renovador en la poesía chilena que se revisará a continuación en contraposición con el manifiesto de Vicente Huidobro: Non Serviam.
Huidobro inaugura la vanguardia en Chile en 1914 con el manifiesto creacionista, en donde señala la nueva tarea del poeta: crear mundos nuevos y desde ese punto de vista se produce un quiebre, existe un cambio de paradigma en la literatura en donde se pasa de la literatura realista a la de vanguardia o post realista. El poeta quiere crear cosas nuevas, igual que Parra, no busca imitar nada, que es lo que se entiende como el “arte por el arte”. Cuando Huidobro se propone no imitar las cosas se está refiriendo a la mímesis, a la semejanza con el mundo real y objetivo. Él quiere diseñar una naturaleza nueva y diferente, un mundo distinto al que él tanto reprocha.

El aporte que hace Nicanor Parra a la poesía latinoamericana tiene características similares a las de Huidobro, solo en cuanto a quiebre y cambio en la manera tradicional de presentar la poesía. Parra es el poeta que sacó la poesía de la academia y la ha soltado en la calle (Gotlieb 12). La fuga de la poesía está dentro de un contexto de liberación histórica en donde se liberan las mujeres, el Tercer Mundo, los negros, los Puertorriqueños, etc. Bajo este contexto es que Parra libera un poesía convencional y tradicional llena de reglas y convenciones (Gottlieb 13).
A continuación analizaremos el poema que más representa las intenciones de la poesía de Vicente Huidobro, Non Serviam y en el caso de Nicanor Parra el Manifiesto.

En ambos poemas los hablantes líricos anuncian sus propósitos.

En el caso del poema de Huidobro se produce un quiebre contra la naturaleza, símbolo del naturalismo imperante en la literatura decimonónica, mientras que en el caso del “Manifiesto” Parra se produce una rebelión contra lo establecido, sin embargo, mediante los versos: “Esta es nuestra última palabra/ – Nuestra primera y última palabra-” (153) se señala que la nueva “poesía” se inicia y termina con el hecho de que los poetas bajaron del Olimpo.

En el caso de Huidobro, el hablante señala la razón de su rebeldía en contra de la Naturaleza:

“Ese non serviam quedó grabado en una mañana de la historia
del
mundo.
No era un grito caprichoso, no era un acto de rebeldía superficial.
Era
El resultado de toda una evolución, la suma de múltiples
experiencias.
El poeta, en plena conciencia de su pasado y de su futuro,
lanzaba al
Mundo la declaración de su independencia frente a la
naturaleza.
Ya no quiere servirla más en calidad de esclavo.” (1294).

El mensaje que quiere transmitir Huidobro es claramente un ataque a las formas miméticas que imperaban en la literatura. Por lo tanto, está señalando eso constantemente mediante versos como: “El poeta dice a sus hermanos: “Hasta ahora no hemos hecho otra cosa/ que imitar al mundo en sus aspectos, no hemos creado nada” (1294). Existe un “ataque” a todo lo establecido, la voz lírica quiere crear un mundo en donde la subjetividad sea capaz de cambiar la forma convencional de la realidad. De manera que, a lo largo del poema, se produce una inversión de la materialidad de lo que conocemos como realidad.

Esta posición del hombre como un Dios en la poesía de Huidobro está reforzada en el poema Arte Poética en donde se señala directamente esta posición del poeta como creador y señor de una nueva realidad subjetiva: “Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra; /El adjetivo cuando no da vida, mata” (391) seguido por el verso “El poeta es un pequeño Dios” (391). Pequeña deidad entendida como el poeta que es capaz de crear universos imaginarios que distan de la realidad y que se posicionan en el interior del hablante.
Precisamente es esto que promueve Huidobro en las primeras décadas del siglo veinte lo que Parra objeta en los primeros versos de su Manifiesto y critica con todo fervor. Marlene Gottlieb señala que el poeta rechaza el concepto de la poesía superflua, es decir, la poesía como ejercicio intelectual para un grupo selecto de gente culta que tiene tiempo libre para dedicarle a la poesía (116). Mediante estos versos entendemos las intenciones de la antipoesía de Nicanor Parra:

“Para nuestros mayores
La poesía fue un objeto de lujo
Pero para
nosotros
Es un objeto de primera necesidad:
No podemos vivir sin
poesía”

La poesía es un artículo de primera necesidad y esto se puede interpretar de dos formas. La primera, tiene relación con que la poesía forma parte integral de la vida cotidiana del hombre. En segundo lugar, esto se puede interpretar como una consecuencia del posmodernismo en el sentido en que la poesía pasa a ser un objeto masivo, en cuanto al consumo, en línea con la tendencia de la época. Además, esta característica que supone que la poesía sea un producto de primera necesidad remite a los alimentos “de primera necesidad” que el hombre necesita para vivir. Visto desde esta perspectiva podemos decir que esta intención va de la mano con la idea de que el arte posmoderno elimina la frontera entre alta y baja cultura, de manera que, la poesía de Parra no está destinada sólo a un tipo de público, como lo era en el caso de Huidobro, sino que a todos por igual [Hola Andy Warhol].
En cuanto a esta idea de la poesía como algo de primera necesidad que “No complementa su vida ofreciéndole experiencias [al lector] que no son posibles en la vida real. No le provee una torre de marfil en que encerrarse ni poses sentimentales idealistas con que se puede proteger de la realidad cruda y muchas veces desagradable en la que vive” (Gottlieb 116).
Otra de las características de la poesía de Parra es que el poeta ataca al lector, lo quiere provocar y además señala que no lo tome por un Dios sino que lo imagine igual que todos los hombres: “Parra ataca al lector; le hiere en lo más sensible y lo obliga a reaccionar. Para conseguir todo esto, tiene que emplear todo un arsenal de armas que la poesía tradicional rechazaba o ignoraba” (Gottlieb 118).

“A diferencia de nuestros mayores
-Y esto lo digo con todo
respeto-
Nosotros sostenemos
Que el poeta no es un alquimista
Que el
poeta es un hombre como todos
Un albañil que construye su muro:
Un
constructor de puertas y ventanas” (Parra, pág. 154)

En los siguientes versos “Nosotros conversamos/ En el lenguaje de todos los días/ No creemos en signos cabalísticos” (154) se alude a una de las máximas de la poesía de Parra que tiene relación con el uso del lenguaje coloquial, el lenguaje corriente y las frases hechas como recursos poéticos de la antipoesía. Parra no hace una diferenciación socio-económica, no toma una distancia con el lector. El lenguaje que utiliza es uno que no es usual al de la poesía tradicional o refinada como la de Huidobro. De manera que se señala:

“Todos estos señores
-Y esto lo digo con mucho respeto-
Deben ser
procesados y juzgados
Por construir castillos en el aire
Por malgastar el
espacio y el tiempo
Redactando sonetos a la luna
Por agrupar palabras al azar
A la última moda de París” (Parra 154).

Parra une lo vulgar y lo culto, lo prosaico con lo lírico. Incluyendo a los lectores de todos los lugares imaginables. Luego, en los próximos versos ataca directamente a Neruda al señalar que:

“Unos pocos se hicieron comunistas.

Yo no sé si lo fueron realmente.

Supongamos que fueron comunistas,

Lo que sé es una cosa:

Que no fueron poetas populares,

Fueron unos reverendos poetas burgueses” (Parra 155).

Parra menciona el afán democratizador de su poesía, es decir, la idea de que la poesía debe llegar a todos los rincones de la sociedad y por igual. Esto se ve presente en los siguientes versos:

“La situación es ésta:
Mientras ellos estaban
Por una poesía del
crepúsculo
Por una poesía de la noche
Nosotros propugnamos
La poesía
del amanecer.
Este es nuestro mensaje,
Los resplandores de la
poesía
Deben llegar a todos por igual
La poesía alcanza para todos”
(Parra 156)

Arremete contra la figura del poeta que nos evoca a Huidobro

“Contra la poesía de las nubes/ Nosotros nos oponemos/ La poesía de tierra
firme/ – Cabeza fría, corazón caliente/ Somos tierrafirmistas decididos- /
contra la poesía de café/ La poesía de la naturaleza/ Contra la poesía de
salón/” (Parra 157).

Cada generación, tanto como la que lideró Huidobro y como la que encabeza Parra, promovieron un cambio, una revolución. El siglo XX es un período, una época, que está muy marcada por las revoluciones poéticas más radicales de la estética. Sobre esto señala Marlene Gottlieb que: “La literatura de vanguardia, que con su nihilismo redujo la poesía anterior a escombros, se propuso reconstruirla de la Nada, como “un pequeño Dios” ofreciéndonos un Adán [Casualmente Huidobro tiene un poemario titulado Adán]. Sin embargo, a medida que iba tomando forma de este nuevo experimento poético se fue cayendo en el mismo “error” de sus antepasados. Lo que al principio era un innovación liberadora se convirtió en una formula, una receta, una camisa de fuerza, que tendrían que romper los poetas más jóvenes [En este caso Parra]. (Gottlieb 143).

Parra está consciente de esta revolución poética y así como sabe que todas las innovaciones estéticas que está produciendo pueden caer en una generalización canónica asume la labor de estar constantemente renovándose, por medio de los Artefactos y de sus obras artísticas polémicas y subversivas.
En síntesis, tanto Huidobro como Parra tienen en común el afán de cambiar la poesía de sus épocas anteriores, sin embargo, ambos en sus propios manifiestos indican máximas que chocan, o mejor dicho, que Parra refuta y combate.

Fernanda Urrea Toledo, 2009. Escrito para alguna cátedra de la universidad.
Bibliografía
Gottlieb, Marlene. No se termina nunca de nacer: la poesía de Nicanor Parra. Madrid: Editorial Nova Scholar, 1972.
Goic, Cedomil, ed. “Non serviam” “Arte poética”. Vicente Huidobro obra poética. Francia: Editorial Alca XX, 2003.
Parra, Nicanor. “Manifiesto”. Obra gruesa. Santiago: Editorial Andrés Bello, 1983.